Aldauto Motor

Conducir durante tormenta y lluvia

29 de Agosto de 2017

La Agencia Estatal de Metereología prevé la formación de tormentas en bastantes zonas del interior de España durante el fin de semana. Aunque existe apreciable incertidumbre en cuanto a la distribución de las precipitaciones, es probable que alcancen intensidad fuerte localmente, pudiendo ir acompañados de granizo y rachas fuertes de viento. 

Ante tormentas eléctricas, pare y si no es posible conduce con calma

Conducir en plena tormenta es una tarea a la que hay que dedicar plena atención y cuidado, pero la situación se agrava si se trata de una tormenta eléctrica. AEMET indica que España recibe un promedio de 1.300.000 rayos anuales y gran parte de ellos se producen entre los meses estivales de junio, a septiembre. 

Si una tormenta se desata, lo más recomendable es parar en un lugar seguro, como una vía de servicio, avisar a quién nos espere, que nos hemos parado. Sin embargo, a veces no se puede detener el vehículo, en ese caso lo mejor es optar por circular con calma. 

Visibilidad reducida

Generalmente duranta una tormenta la visibilidad se reduce por lo que hay que circular con precaución y atentos a todo. Encienda las luces y hágase ver y amplie la distancia de seguridad. 

El coche es un lugar seguro para protegerse de los rayos

En primer lugar, las ruedas de goma aislan el coche del suelo, por lo que la corriente no encontrará en el vehículo un lugar por el que alcanzar la tierra. En segundo, la carrocería del vehículo es conductora de la corriente eléctrica. 

El coche a punto

Desde Aldauto Motor te damos una serie de consejos sobre mantenimiento del vehículo que permitirán hacer el viaje de forma más segura: 

  • Limpiaparabrisas: es importante que las escobillas limpiaparabrisas estén en perfecto estado, pues si la goma está desgastada, no barrerán adecuadamente la luna y retirar el agua será una tarea difícil. 
  • Sistema de iluminación: las tormentas oscurecen el día por lo que ver y ser vistos se vuelve fundamental.  Si el sistema de ilmunación del vehículo no funciona adecuadamente, puede ponerse en peligro a sí mismo y al esto de usuarios de la vía. Puede pensar que las lámparas lucen adecuadamente, pero quizá estén funcionando con una iluminación inferior debido al desgaste y el paso del tiempo. Una visita al taller bastará para cerciorarse de que el vehículo ilumina como debe. 
  • Neumáticos: con la lluvia el firme se moja y la adherencia de las ruedas disminuye. Unos neumáticos desgastados harán un flaco favor al conductor, pues no responderán bien en esta situación de bajo rozamiento. Si el dibujo de los neumáticos ha disminuido es señal de que toca un cambio de ruedas. 

 

 

Otras noticias que te podrían interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer estadísticas del comportamiento de los usuarios en este sitio web y mejorar nuestros servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre cookies aquí ×